Los accidentes ocurren todo el tiempo, y existen muchísimos tipos. Ciertos trabajos, carreras y estilos de vida se exponen a mayores riesgos de ciertos tipos de accidentes. Idealmente, se deben tomar medidas para minimizar los riesgos de accidentes y, de ocurrir algún accidente debido a que no se tomaron medidas adecuadas, las partes a cargo de las medidas deben hacerse responsables.

Accidentes en el trabajo

Podrías estar en riesgo de lesiones personales graves dependiendo del tipo de trabajo que tengas. Todos los empleadores están obligados por la ley a proporcionar un entorno de trabajo que sea seguro para sus empleados y que no conlleve riesgos innecesarios. Fallar al proporcionar un entorno seguro puede llevar a lesiones frecuentes y demandas cuantiosas, así que hacer que tu trabajo sea tan seguro y libre de riesgos como sea posible es algo que definitivamente se encuentra dentro de los mejores intereses de la empresa. 

Trabajar como bombero, por ejemplo, es peligroso independientemente del número de medidas de seguridad presente. Si trabajas en un lugar con un alto riesgo de lesión personal e incluso la muerte, ten presente que puedes tener derecho a una compensación en caso de que algo te pasara. Para poder reclamar dicha compensación, el accidente debe ocurrir mientras trabajabas y hacías algo relacionado con tu trabajo. Las mismas reglas aplican incluso si sufres una lesión relativamente menor como resultado de unas negligentes medidas de seguridad.

Accidentes vehiculares

Este es quizás el tipo de accidente más común de los que cubre esta publicación. Más de 1.3 millones de personas mueren cada año debido a la colisión de vehículos; eso es más de 3.000 personas al día. Es probable que tú o alguien que conoces haya estado en un accidente de estos. Debido a lo común que son estos accidentes, es importante estar al tanto del procedimiento adecuado a seguir en caso de un accidente vehicular.

Lo más importante, por supuesto, es tu seguridad personal. Tan pronto te veas en un accidente, evalúa los daños sobre ti y los pasajeros en tu vehículo antes de investigar los daños al vehículo o el vehículo de la otra persona. Si el accidente es lo suficientemente serio para requerir a un policía, llama a uno. Independientemente de la gravedad del accidente, intercambia información con el otro conductor, tal como la información de licencia, título y seguro. Toma fotos y graba videos de los daños si es posible.

Accidentes por negligencia médica

Esta categoría cubre un amplio espectro de accidentes que tienen lugar en un hospital o bajo el cuidado de un médico. Es importante tener presente que si sufres de alguna lesión personal o emocional durante un tratamiento en una instalación médica, puedes tener derecho a una compensación. Los médicos deben ofrecer un seguro por mala praxis precisamente para cubrirse en caso de una negligencia médica.

Dependiendo de la naturaleza particular de tu caso, podrías tener que demandar a la instalación en la que estabas, al doctor que te trató o a la empresa a cargo del aspecto particular de tu cuidado médico. La negligencia médica también incluye negligencia sobre una empresa que fabrica equipos médicos defectuosos, por ejemplo.