La mayoría de los abogados en Georgia cobran 33.33% antes de presentar la demanda y 40% si el caso pasa a litigación. Los abogados de lesiones de Georgia manejan casos sobre algo llamado “base de contingencia”, esto significa que el pago del abogado es contingente sobre cuánto dinero recupera para ti. Es básicamente trabajar por comisión.

Por ejemplo, si firmas con un abogado no litigante y consigues un acuerdo de 10.000 dólares americanos, tu abogado obtendrá 40% de tu acuerdo antes de presentar la demanda y 45% luego de que la demanda sea presentada. Si tienes un caso de 100.000 dólares americanos, esto se traduce en 40-45.000 dólares americanos en honorarios de abogados contra la estructura estándar de 33-39.000 dólares americanos. ¡La diferencia prejudicial es de 7.000 dólares americanos que salen de tu bolsillo!

Las tarifas de abogados en general podrían parecer excesivas, pero siempre debes recordar que sin los servicios de un abogado, es muy difícil recuperar sumas que excedan los 10.000 dólares americanos de una aseguradora. Si escoges sabiamente a un abogado, es dinero bien invertido. Cuando tenemos nuestras reuniones con nuestros clientes, somos bastante directos si sentimos que al cliente le irá mejor manejando el caso por cuenta propia en lugar de contratar a un abogado.

En adición a la tarifa del abogado, tendrás que pagar por los gastos de tu caso. Si el caso es arreglado antes de presentar la demanda, los gastos usualmente son menores a 500 dólares americanos y están compuestos principalmente por los costos cobrados por los doctores para producir informes médicos. Cuando se trata de litigación, los gastos como las tarifas del taquígrafo judicial, gastos administrativos y honorarios de testigos expertos pueden acumularse rápidamente. Se sugiere que indiques al abogado que modifique el contrato para que te informe cuando los gastos lleguen a cierto nivel.

Otro de los problemas con algunas firmas es que cobran porcentajes más altos, rellenan tu factura con “honorarios del investigador”, millaje e intereses. Lee el contrato cuidadosamente y haz las preguntas que consideres necesarias y pertinentes.

Recuerda que el porcentaje de un abogado sale de la cantidad bruta total que es recuperada. Los reembolsos de seguros médicos, las facturas médicas, y los gastos, todo sale de la porción del cliente, así que si firmas con un abogado codicioso que te está exprimiendo con los honorarios, será difícil lograr una recuperación justa después de que todas las facturas hayan sido pagadas.